Andrea Benítez, una vida sobre el patín

Andrea Benítez Rivera es una algecireña de 22 años que vuela muy alto sobre su patín. Lo que comenzó como un juego de la infancia se ha convertido en parte fundamental de su personalidad: salvar rampas, bordillos, barandillas... desafiar a la gravedad con ingenio y trucos, como los magos. Andrea lleva ya "media vida" en un deporte poco conocido en este país que trata de despegar, el skate, con el que tiene posibilidades muy serias de competir en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio en 2020. El sueño de todo deportista.

La vida de esta aplicada estudiante de ingeniería eléctrica ha dado un vuelco tras ser becada por el programa Podium de Telefónica, un plan avalado por el Comité Olímpico Español que sirve para impulsar a las jóvenes promesas del país con vistas a los Juegos que se celebrarán en suelo nipón. Entre los 80 elegidos, cinco andaluces y dos chicas de la comarca: nuestra protagonista y la golfista profesional de Guadiaro María Parra, debutante en los circuitos europeo y americano.

"Como mujer, no es fácil conseguir patrocinadores y menos llegar a ganarse la vida con el monopatín. Gracias a este cambio todo va a ser posible", reconoce Andrea Benítez, orgullosa y agradecida por ser "la primera chica becada en skate por Podium Telefónica", lo que le permite entrenar "para la posible clasificación de los Juegos" y le ha abierto la puerta de muchos encuentros por el viejo continente.

"El tema del skate como deporte olímpico ha creado bastante tertulia", explica. "Después de varios años intentándolo ha llegado a serlo y estamos todos muy sorprendidos. Realmente me ha cambiado la vida y me está dando todas las oportunidades que no he tenido en el skate todo este tiempo", asegura.

Sus inicios con el patín, de niña, con amigos y en su barrio. "Prácticamente llevo media vida patinando y todos los recuerdos son felices. Comencé a patinar muy pequeñita cuando vivíamos en Getares. Al irme al centro de Algeciras empecé a conocer a más gente, aprender trucos nuevos y engancharme poco a poco. Hoy día intento patinar casi todos los días aunque la intensidad no sea la misma, a veces salgo con el patín por las calles y otros días voy al skatepark de aquí o al de La Línea", detalla.

Precisamente Andrea fue una de las que luchó por el skatepark que existe junto a las pistas de atletismo Enrique Talavera. "¡Sí! Cada generación de skate en Algeciras ha luchado por un skatepark digno y después de varios años conseguimos el que tenemos ahora. Es mejor que no tener nada, pero no es un skatepark de calidad ni con variedad. Estaría bien que se invirtiese en una empresa que sea capaz de diseñar y construir un skatepark sabiendo lo que hace realmente", comenta, y pone como ejemplo a los vecinos de La Línea, donde hay muchos aficionados al patín. "Poseen ahora mismo dos skateparks y uno está hecho por una de las mejores constructoras de skakeparks de California".

La algecireña se confiesa autodidacta, atraída por la música (guitarra y piano) y los idiomas, a lo que ayudó su estancia en Polonia. Ahora compagina su vida con el skate y sus estudios, aunque no suela ir a la politécnica en patín. "Mucha gente me pregunta eso (se ríe). No voy en patín. Siempre he diferenciado bastante la universidad con el skate para poder centrarme bien en las dos cosas por separado. Aunque bueno sí... Alguna vez he ido en patín y la verdad que la gente siempre me mira y se queda sorprendida... pero estoy acostumbrada", bromea.

Benítez trata de competir a menudo también. "Es bastante difícil organizarse la verdad. Especialmente por los exámenes y trabajos de la universidad. Este año es cuando me voy a mover más por campeonatos internacionales y ha sido gracias a Podium y a la federación de patinaje", señala. Por delante tiene citas de la World Cup of skateboarding (la Copa Mundial), la Mystic Cup en Praga o el O'marisquiño en Vigo, encuentros para la élite de esta disciplina.

El patín, admite, le ha endurecido ante los golpes, aunque no está exenta de lesiones. "Pues un poquito sí te lesionas", admite. "Pero bueno siempre digo que para jugar hay que pagar", subraya. "He tenido varias lesiones pero con una actitud positiva todo se lleva para adelante", sostiene la algecireña, que maneja un gran número de trucos sobre la tabla, malabares y acrobacias al alcance de muy pocos. "La modalidad en la que me siento más cómoda es street: bordillos, barandillas y alguna que otra rampa de salto. Pero sin duda lo que más me gusta es la variedad de trucos y estilos que tiene el skate", dice en referencia a la libertad.

Si alguna tarde quieren ver practicar a una futura olímpica de la ciudad, tan sólo tienen que acercarse al skatepark. Igual les sorprende.

(Fuente: Europa Sur

;